La confianza que no defrauda

Los seres humanos tenemos una necesidad de confiar, todos en alguna manera tenemos o buscamos tener confianza sea en lo que sea. Existen infinidad de situaciones que no podemos controlar, que quedan fuera de nuestro alcance y pueden producirnos malestar, es en estos momentos desagradables en donde ponemos en funcionamiento nuestra fe, si es que la tenemos, de lo contrario quedaría quebrada nuestra esperanza; por eso es necesario tener una verdadera fe y afirmarnos en ella.

¿De que se trata tener fe?

La fe es una seguridad certera que se deposita sobre alguien o algo que se considera digno de confianza. Primeramente el que tiene fe tiene una fuerte convicción que le hace estar tranquilo sabiendo que puede confiar con toda y plena seguridad en diversas circunstancias sin dudar. La fe es la certeza de lo que se espera, es decir nos garantiza un resultado a nuestro favor, es también una convicción de lo que no se ve o de lo que aun no se ve, pero se verá.

La fe es optimista porque espera resultados satisfactorios y positivos. Una persona sin fe tiende a ver el lado oscuro y negativo de las cosas, es temerosa y duda. Hay quienes aplican su fe a ellos mismos o a sus conocimientos, experiencia, trayectoria, prudencia, astucia, habilidad, sabiduría, intuición, etc. Otros puede que sean más propensos a creer en algo más abstracto que este fuera de ellos. Pero el tema central es en que se tiene fe, a donde se dirige y en que se basa. De acuerdo a esto nos daremos cuenta en que cosa principalmente nos conviene aplicar nuestra fe.

Si tuviésemos que elegir cual es el objeto en el cual confiamos sin duda elegiríamos él más seguro, el más estable y real. Es de suma importancia tener claro en que se apoya nuestra fe; ¿Te has puesto a pensar en que se apoya la tuya?

Cuando una persona tiene fe verdadera es capaz de abrirse camino donde no lo hay, de recibir fortaleza interior, como un puente capaz de transmitir cosas que podemos obtener traspasando el ámbito común y lógico, pero este puente tiene dos extremos en uno estamos nosotros y en otro el objeto de nuestra fe. Trataremos con más detalle este último punto que es el que inspira y alimenta la fe.

La fe más elevada es la que cree en algo muy superior, es una fe que deposita su confianza en algo seguro, firme, sabio y poderoso que no esta basada simplemente en cosas normales, la fe más elevada es la fe en Dios mismo.

En cierta ocasión se le pregunto a una mujer que no profesaba ninguna religión si creía en Dios, (esta mujer era una persona simple y sencilla) a lo que contesto: Si, creo sino, ¿quien pudo haber hecho todo esto?, (Refiriéndose al mundo, la naturaleza, el hombre, etc.).

Existe un sabio y poderoso diseñador, creador de las cosas que apreciamos. Las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, lo que ven nuestros ojos. La “huella digital” de Dios esta plasmada en las cosas que nos rodean, la maravillosa naturaleza es un ejemplo, saturada de belleza, color, movimientos y generosidad, podemos apreciar como una simple semilla pequeña e insignificante tiene el poder de desarrollarse y multiplicarse en incontables frutos y a su vez en otras miles de semillas para abastecernos. Contemplemos los cielos, las estrellas, la luna, el sol, los animales, la delicadeza de las flores con su fragancia, los paisajes del mundo ¿no es todo esto formidable?, necesitaríamos incontables estudios para analizar todos estos fenómenos de la naturaleza. Por otro lado y por decirlo de alguna manera el ser humano parece ser la maquina más prodigiosamente diseñada, una organismo que funciona, que tiene vida, una estructura extraordinariamente formada, con asombrosa complejidad y terminación. Se puede consultar cualquier análisis sobre el cuerpo humano que mostrara esta verdad. No somos un producto del azar, sino más bien una obra maestra de Dios dirigida con inteligencia.

Abramos los ojos y veamos esta realidad y fijémonos que ninguna obra que muestre excelencia es producto de la casualidad, sino porque tenemos capacidad para crear y producir. El universo no es un fenómeno que sencillamente “se dio así” Todas estas cosas nos dan a entender que hay un creador y tienen un propósito de ser. Decir que el universo simplemente comenzó a existir y a partir de allí una incontable sucesión de hechos “se dieron de alguna manera” es equivalente a decir que un edificio se haya hecho a partir de una explosión de una fabrica de ladrillos, cemento y arena.

Otro gran prueba de la existencia de Dios es la conciencia que nos orienta a discernir entre el bien y el mal, sabemos claramente cuando estamos haciendo el mal, somos consientes aunque no nos importe. Tampoco la conciencia es obra de azar. La conciencia viene a ser un tipo de juez. En un reportaje al hijo de un hombre rico (quien no tenia muy buena fama) después de haber contestado varias preguntas, se le interrogo que seria lo peor que le pudiera pasar en la vida y contesto: ¡Que existiera Dios!, como que estaría en problemas por eso, dando a entender que tendría que dar cuenta por como había malgastado y derrochado su vida.

Si Dios es el gran sabio creador y principal hacedor ¿por qué no poner nuestra confianza en él? Quizá porque nunca lo habíamos pensado o no sabíamos como hacerlo. Por otra parte hay algo negativo en el mundo que nos puede hacer dudar, hay algo corrompido que esta en el corazón de los hombres principalmente. Los hechos injustos y maliciosos de los hombres han logrado un efecto devastador en sus semejantes y en el mundo entero, el mal esta presente, las enfermedades, las tragedias, los catástrofes, la desnutrición, la pobreza, las guerras, etc. A lo que nos surge inevitablemente preguntas como ¿y donde estará Dios en todo esto?, ¿podemos llegar hacia él?, ¿hizo Dios algo con respecto a la humanidad?.

Si Dios creo y ordeno el universo entonces debería haber dejado una salida, un camino a la humanidad, una forma de llegar a el para alcanzar una solución ante tantas cosas malas.
SI! Hay un camino, hay una esperanza y podemos encontrarla por medio del amor de Dios.

El camino para llegar a Dios

Los hombres tenemos la necesidad de la ayuda de Dios, él creo todas las cosas con un propósito, él es el creador del universo. El hombre fue su especial creación fue “la corona de la creación”. En la Biblia esta la respuesta, este es libro que ha traspasado miles de años a lo largo de toda la historia, un libro que nos habla desde el principio de los tiempos dejando continuamente una respuesta a nuestras necesidades, las palabras más sublimes y verdaderas están en el, la biblia es el libro inspirado por Dios para el hombre, fue dado por revelación divina para proveer la salvación, todas las preguntas acerca de la vida, el amor, la salvación, la humanidad, el destino del mundo y todo lo que necesitamos están en el.

Veremos a continuación lo que han dicho personajes de renombre acerca de la biblia para introducirnos en el tema.


Lo que algunos hombres célebres dijeron de la biblia:


El renombrado escritor escocés Walter Scott (1771-1832) a punto de morir le dijo a su yerno: “tráeme el libro”( este quedo confundido porque el escritor tenia ventie mil volúmenes en su biblioteca) a lo que pregunto: “¿Cuál Libro? Scott respondió: “Solo hay un libro, y señalo la biblia.” El escritor valoraba la importancia de la Biblia por sobre todos los demás.


“Creo que la biblia es el mejor regalo que Dios haya dado al hombre. Todo lo excelente que el salvador del mundo tenia para nosotros esta contenido en él.”
Abraham Lincol


“No hay filosofía más sublime que la conocida con el nombre de Sagrada Escritura.”
Isaac Newton


“La existencia de la Biblia como un libro para el pueblo es el mayor beneficio que ha experimentado la raza humana.”
Emmanuel Kant


“Siempre he dicho y diré que el estudio del Sagrado Volumen hará mejores ciudadanos, mejores padres y mejores esposos.”
Tomás Jefferson


“La majestad de las Escrituras me asombra; la santidad del evangelio habla a mi corazón. Ved los libros de los filósofos, con toda su pompa; ¡que pequeños son en comparación a la Biblia! ¿Podrá creerse que este libro, a un tiempo tan sublime y tan sabio, sea obra de los hombres?”
Juan Jacobo Rousseau


“Es el Evangelio la más preciosa dádiva que Dios ha podido enviar al mundo.”
Montesquieu


“Estoy leyendo el libro de Job y me ha producido un éxtasis extraño. Dejé el libro a un lado y estuve paseando como un león enjaulado durante horas y horas, casi sin poder contener las lágrimas. Este libro fue uno de los primeros que se apoderaron de mí y cuyo recuerdo no me ha abandonado durante el resto de mi vida.”
Fedor Dostoievski


“La razón de que encontramos tantos lugares obscuros en la Biblia es, en gran parte, porque hay muchos lugares obscuros en nuestros corazones.”
A. Tholuck


“Stanley, yo he leído la Biblia cuatro veces mientras estaba esperando en Manyuena. Todo lo que soy lo debo a Cristo Jesús, revelado para mí en su Libro divino. ¡Oh, Stanley, Stanley, aquí está el manantial de la fuerza y del poder que transforman!”
David Livingstone


“Tu Palabra no muere, nunca muere, porque vive. No muere tu Palabra Omnipotente porque es la vida misma, y la vida no vive, vivifica.”
Miguel De Unamuno


¿Podemos realmente confiar en lo que dice la biblia y poner toda nuestra fe tranquilamente en sus palabras? ¿se puede en verdad apoyarse en las promesas que tiene y recibir las respuestas y la ayuda que necesitamos?.

La duda mas importante que surge es: ¿como puede ser la palabra de Dios si la escribieron los hombres?, solo tenemos dos opciones: Creer que es la palabra inspirada por Dios como la biblia misma afirma sin lugar a dudas o no creerlo.
¿Que pruebas tenemos para creer que es verdad todo lo que dice en ella?
La mayoría de la gente ignora que la biblia es una joya literaria cuya trascendencia es notable, que ha penetrado e impactado en todas las culturas, pueblos y naciones en toda la historia, es el libro más traducido (se calculan unos 2000 idiomas, incluso a las comunidades y tribus más pequeñas e insospechadas) que su emisión aumenta cada año, además de que lo han querido eliminar de sobre la faz de tierra pero nunca lo han logrado y en sus paginas contiene el código moral mas perfecto, los consejos más sabios, el vocabulario más sublime y sagrado jamás conocido, afirmando verdades profundas, bellas y reveladoras acerca del origen y desenlaces venideros del destino del hombre y del universo.


Quedamos absortos viendo el cumplimiento de palabras proféticas exactas y minuciosas de las cuales se han escritos cientos de libros examinando y aseverado estas verdades. Además de muchas que se están cumpliendo en la actualidad, acerca de la conducta de los hombres, catástrofes naturales, guerras, el avance de la ciencia, etc. Otras profecías cumplidas se referían a naciones o ciudades y eventos de la historia en general, literalmente cumplidas. En la misma vida de Cristo en la tierra se cumplieron unas 300 como así también fue profetizado la propagación del cristianismo y de las falsas religiones.


En el libro de Daniel el profeta, alrededor del 538 a.C., predijo (Dan 9:24-27) que Cristo vendría como el salvador prometido y príncipe, 483 años después que el emperador persa diera a los judíos la autorización de reconstruir Jerusalén, que estaba en ruinas. Se cumplió absolutamente, cientos de años más tarde.

PARA VER PROFECIAS CUMPLIDAS CLIC AQUI

La biblia y la ciencia

Eruditos bíblicos aseguran que no hay incompatibilidad en los relatos bíblicos y los mas modernos hechos científicos, por ejemplo en la biblia se muestran principios científicos descubiertos muchos años después de sus escritos como veremos a continuación algunos de ellos, los más populares y fáciles de comprender:

La redondez de la tierra (Isaías 40:22)
La casi infinita extensión del universo sideral (Isaías 55:9)
La ley de la conservación de la masa y de la energía (2 Pedro 3:7)
El ciclo hidrológico (Eclesiastés 1:7)
El vasto número de estrellas (Jeremías 33:22)
La ley de la creciente entropía (Salmo 102:25-27)
La primordial importancia de la sangre en el proceso vital (Levítico 17:11)
La circulación atmosférica (Eclesiastés 1:6)
El campo gravitacional (Job 26:7)
Estas descripciones bíblicas están expresadas de tal manera que hombres de todas las épocas pudieran comprender, por supuesto que no están desarrolladas en un vocabulario técnico.

Exactitud histórica singular

La exactitud histórica de las Escrituras es única en su clase, muy superior a los escritos de Egipto, Asiria, y otras naciones más recientes. Confirmaciones arqueológicas de los datos bíblicos han sido casi innumerables en los últimos cien años. Dr. Nelson Glueck, probablemente la mayor autoridad moderna sobre Arqueología israelita, ha dicho:
"Ningún descubrimiento arqueológico se ha contrapuesto jamás a una referencia bíblica. Se han realizado listas de resultados arqueológicos y afirmaciones históricas que se confirman claramente y con lujo de detalle en la Biblia. Y de igual modo, una justa evaluación de las descripciones bíblicas han conducido frecuentemente a asombrosos descubrimientos."*
Y como si esto fuera poco su palabra sigue avanzando a pasos agigantados en el siglo XXI y no es para menos porque ella es la palabra de Dios. Esta es una verdadera biblioteca que abarca 66 libros, escritos por mas de 40 autores en un período de unos 2000 años.
Los escritores individuales, al tiempo de escribir, no tenían idea que su mensaje era destinado e incorporado en un tal Libro, sin embargo cada uno se colocaba perfectamente en su lugar y ofrecía su único y propio propósito como un componente del todo. Quien estudia diligentemente la Biblia encontrará continuamente una extraordinaria estructura y patrones matemáticos ensamblados a través de su tejido, con una complejidad y simetría incapaz de deshacerse por casualidad o colusión.
El tema central de la Biblia, desarrollado con grande esplendor del Génesis al Apocalipsis, es la extraordinaria obra de Dios en la creación y la redención de todas las cosas, a través de su único Hijo, el Señor Jesucristo.
El apóstol Pedro escribió en su segunda carta a los cristianos acerca de la biblia “No fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21). Las escrituras nos muestra principalmente a un Dios que ama a la humanidad, a cada ser humano, pueblo y nación lleno de compasión y paciencia.
Pero quizás te preguntes, si Dios me ama ¿porque me pasan cosas malas? ¿Por que en el mundo hay tanto sufrimiento y dolor? la respuesta es sencilla porque muchas personas no saben como acercarse a Dios ni como buscarlo, ni como conocerlo, también lo rechazan, no le piden ayuda, no creen, no tienen fe.

El acontecimiento más sobresaliente de la historia

La biblia se divide en dos partes principales antiguo y nuevo testamento, el antiguo muestra el inicio de los tiempos de la humanidad y como Dios fue manifestándose y llevando a cabo un plan de salvación interactuando con los hombres a su vez que anticipaba proféticamente la venida del Mesías salvador. El nacimiento de Jesucristo da comienzo a la era del nuevo testamento. A Jesús se lo llama de diversas formas como por ejemplo “Jesús de Nazaret”, que es el pueblo donde se crió o “El Mesías salvador”, “El Cristo”, que significa el ungido, “El maestro”, Jesucristo, es también otra forma o como en muchas otras partes en la biblia se lo llama “Nuestro Señor Jesucristo” o “Señor Jesús”. La palabra Señor se refiere principalmente a su divinidad y deidad, también esta cualidad indica “al que tiene autoridad”, que esta sobre, arriba y tiene poder, al amo y dueño. Jesús hablo mucho acerca de si mismo como también los escritos de sus discípulos.

¿Qué tiene Jesús para mi y quien es?

Todos están en busca de la paz y la felicidad, por eso existen tantas religiones y creencias en le mundo, Dios no dejó muchas respuestas y muchos caminos que nos lleven a la verdad solo dejo uno. Y es a través de Jesucristo quien vino hace más de dos mil años al mundo con un propósito; salvar a los hombres del sufrimiento, vino a marcar el camino que había que seguir para conocer al único y verdadero Dios, Jesucristo vino por amor a la humanidad, Dios el padre envió a Jesús por amor. Dios amo tanto al mundo que envió a Jesucristo su unigénito hijo para dar a conocer su amor y salvación. En Jesucristo encontramos todas las respuestas ya que el mismo es la respuesta, podemos experimentar su ayuda y su amor, el puede romper con el sufrimiento del alma, puede traer libertad espiritual.

El apóstol Pablo escribió en 1 Timoteo 2:5: ”Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”, cualquier otro camino, forma o persona para llegar a Dios es erróneo y falso.
Si nunca antes habías conocido el amor de Dios lo puedes conocer a través de Cristo, la religión muchas veces nos mostró un Dios equivocado que castiga que tiene una vara esperando que te equivoques para castigarte, esto es absolutamente equivocado; Dios es amor y luz. Todo lo malo que hayamos hecho nos será perdonado en Cristo, Dios es poderoso para ayudarte en tus problemas cuando pones tu confianza en él. No rechaces este regalo.

Dios es amor y perdón

Necesitamos experimentar el amor de Dios, reflexiones y palabras podemos encontrar por todos lados, pero la pregunta es ¿Cómo lo experimentamos? Acercándose a Jesús es la única manera, el verdadero camino consiste en tomarse de Jesús por medio de la Fe aceptándolo y recibiéndolo como nuestro Señor, este es el primer paso para recibir el amor de Dios. Esto debo confesarlo con mi boca y creerlo con mi corazón. La barreras que nos separan de Dios son nuestras injusticias, nuestras fallas y errores; delante de Dios a esto se le llama pecado, todos pecamos en alguna manera, pecado es todo aquello que se aparta de lo recto, justo y que falla contra lo que es debido. Que bueno es saber que en Cristo hay perdón para todos nuestros pecados; uno de los versículos más conocidos de la Biblia es San Juan 3:16 y 17:
"Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
Dios no envió a su Hijo (a Cristo) al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.
El amor de Dios es tan grande que no se detiene a mirar nuestros errores, sino que quiere perdonarlos. Dios te ama incondicionalmente.
La Biblia nos muestra que el hombre tiene un alma y un espíritu los cuales no se mueren cuando termina nuestra vida en esta tierra, la salvación de nuestra alma significa que estaremos en el reino de Dios eternamente, este lugar se menciona muchas veces en las escrituras bíblicas como el cielo, el paraíso o la vida eterna. Para entrar en esta vida eterna tenemos que ser limpios de nuestros pecados, Jesucristo fue el único que cumplió con todos los requisitos y mandamientos de Dios siendo totalmente obediente, según la ley de Dios ningún hombre que la haya desobedecido podría obtener la salvación, el único hombre que cumplió con estos requisitos fue Jesucristo de Nazaret y fue crucificado en la cruz para pagar por nuestros pecados, la ley de Dios no encuentra acusación para Cristo por eso el puso su vida para justificar y quitar los pecados de todo aquel que en el cree. La salvación es gratuita no hay nada que podamos hacer para obtenerla, es decir ningún trabajo, ni obra tan buena, ni mérito que nos justifique como justos ante Dios, solo por su gracia y amor la recibimos, el que la acepta la tiene.
Dios mismo se encargo de poder justificar a los hombres de sus hechos injustos para volverlos justos ante él, para reconciliar a los hombres con él mismo, nadie que ame la maldad podría tener comunión con Dios, pero por medio del arrepentimiento tenemos acceso al perdón. Ver (Rom. 5:10).

Dios no busca gente perfecta

Dios te acepta tal cual eres, como estés, cualquiera sea tu condición, Jesús vino a buscar lo que se había perdido y no a perfectos.
Se necesita humildad de corazón para creer en Cristo. Aquel que cree que todo lo puede y que no necesita de nada ni de nadie difícilmente siga a Jesús. Jesús nació en un lugar pobre, que simboliza un corazón necesitado en donde Jesús tiene que nacer en nosotros (nada tiene que ver con los bienes materiales). La altivez de espíritu no se permite recibir ayuda de Dios, En Mateo 5:3 dice: “Bienaventurados los pobres de espíritu por que de ellos es el reino de Dios”. Con el perdón de Dios viene también la ayuda para cambiar nuestras debilidades y defectos. Es un camino progresivo de crecimiento espiritual, siempre la decisión es nuestra.

Si quieres aceptar y recibir el amor de Dios repite esta oración como modelo de lo que dice la Biblia (Rom. 10:9 / S.Juan 1:12) en voz alta con todo tu corazón:
“Señor Jesús te abro mi corazón para que me ayudes te necesito en mi vida, acepto tu salvación y perdón, te declaro mi Señor y salvador personal, perdona todos mis pecados, dame vida eterna, recibo tu sacrificio en la cruz y declaro que el tercer día resucitaste en gloria, Amén”.

La oración, una relación intima

Podemos hablar con el Señor y contarle los que nos pasa si lo hacemos le abrimos la puerta para que el pueda intervenir en nuestras vidas. Orar es hablar con Dios, la oración debe ser una practica constante si queremos recibir las bendiciones. La oración se practica y se aprende Jesús le enseño a orar a sus discípulos y les dio la oración del padre nuestro como modelo a seguir, la cual resume los aspectos más importantes de los cuales debemos orar. Es más sencillo de lo que parece, no se trata de hacer repeticiones como formulas mágicas o como un método que da resultado, sino de una relación intima. Por ejemplo: si le contamos algo que nos pasa a un amigo ¿vamos a ponernos en frente a repetirle como un loro una frase mecánica? Por supuesto que no, entonces ¿porque lo haríamos con nuestro sabio Dios?, Podemos ver a Dios como una persona y tratarla como tal. No es una “fuerza cósmica” o simplemente algo que “esta más allá”, confiémosle a él nuestros más íntimos problemas, porque el se interesa en nosotros. Puede que te hayan rechazado y herido pero el Señor no es así, el no se puede negar a si mismo, si le pides de todo corazón te responderá de la mejor manera.

Dios tiene la intención de suplir necesidades, donde hay una necesidad hay una respuesta del Señor para el que pide. Cuando oramos tenemos que saber que Dios esta interesado en respondernos y que lo hará, la fe que tenemos producirá oración porque la fe genera una acción, ¿a quien acudiremos por ayuda? Al Dios todopoderoso. Le pediremos y nos responderá. La mejor manera de aprender a orar es leer la biblia en ella están las bases a seguir.
La palabra que nutre nuestro espíritu

La Biblia fue inspirada por Dios, por lo tanto es la palabra de Dios, alguien dijo “Es el manual del fabricante”, el camino que el dejo, todo lo que necesitamos saber esta en esta compendio de libros, abarca todos los temas de la vida y no podemos suponer lo que dice hasta que la estudiemos. La Biblia nos habla de el comienzo de los tiempos y de acontecimientos pasados y futuros, principalmente nos muestra el plan eterno de Dios. Para crecer en la fe y en el conocimiento de Dios es indispensable estudiar la Biblia. Se divide en antiguo y nuevo testamento antes y después de Cristo. El primer libro del nuevo testamento es el evangelio según San Mateo, la palabra evangelio significa “Buenas Noticias”, luego están los tres restante evangelios, Marcos, Lucas y Juan, es recomendable que comience a leer este último.

Las palabras de Dios son vida para nuestro ser, nos alimentan, nos enriquecen, Dios es espíritu por lo tanto sus palabras alimentan nuestro espíritu. Todos buscamos satisfacer las necesidades naturales como la comida y la bebida, también es importante enriquecer nuestro intelecto llenando nuestra mente de buenos conocimientos, pero es de vital importancia alimentar nuestro espíritu el cual nos llena de satisfacción cuando la palabra y el amor de Dios lo inundan, “no solo de pan (comida normal) vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios vivirá el hombre”.

Siguiendo sus pasos

Únase a otros creyentes para crecer y conocer las abundantes riquezas de la gracia de Dios en Cristo Jesús, puede unirse a una iglesia donde se use la biblia como principal fundamento, se ame a Dios y se crea en Jesucristo como el único camino. Por favor contáctese con nosotros para recibir información sobre estos y muchísimos temas más.

-AUTORÍA LUMINARES-

 

<< home

 


Mensajes

De corazon a corazon ¿Que es lo más importante de nuestras vidas?

Video Reflexiones para el alma
El libro más asombroso
Experimente el poder del cambio
La confianza que no defrauda
Testimonios
Página principal

lecciones cristianas